Octubre

EL TEATRO GRIEGO

Todos hemos oído hablar del teatro griego, pero cómo era éste, tanto en Grecia como en Roma?

Los teatros eran al aire libre y con gran capacidad, era normal que en un teatro cupiesen hasta 40.000 espectadores. La única protección que tenían éstos con- tra la naturaleza era unas piezas de tela, las cuales algunas veces eran rociadas con perfume. Los romanos agregaron una serie de mecanismos para subir y bajar un telón, o para bajar cosas y personas desde arriba o hacer aparecer otras en el suelo del escenario. También había máquinas para simular el viento, los truenos y relámpagos. Los espectadores podían pagar por unos asientos adelante, los cuales eran numerados, como en los teatros modernos. El resto de público entraba gratis, pero en algunos lugares la comunidad pagaba las entradas de los indigentes.

En cuanto a la representación de las obras, sólo había actores masculinos, por eso usaban una máscara que personificaba el papel que estaban representando. Esa máscara se llamaba “persona”, y de allí viene nuestro término “personalidad”, lo que quiere decir que nuestra personalidad no es más que una máscara que usamos para esconder nuestra verdadera persona. Y también por esta razón el teatro actual se simboliza con dos máscaras, una triste y otra alegre.

Además de los actores existía un coro que representaba a la opinión, y que le decía al público mediante el canto y la danza cuáles debían ser las opiniones y sentimientos con respecto al drama que se estaba representando.
El teatro se convirtió en algo tan importante para el pueblo, que cuando el Emperador Constantino debió resolver el problema de una hambruna en su ciudad, a fin de que la comida alcanzara expulsó a los maestros y a los filósofos, pero no se atrevió a expulsar a los actores.

El teatro, a fin de atraer cada día más espectadores, comenzó a darse más y más licencia, y al final se representaba en la escena casi todo lo que los dioses de su mitología hacían, incluyendo los actos de sexo casi explícito. Incluso se llegó a deformar a niños para que representaran los papeles de enanos y monstruos. Por todos estos excesos el emperador Trajano decidió clausurarlo y no reapareció sino muchos siglos después y tardó mucho tiempo para que tuviera la respetabilidad que tiene ahora.

Autor entrada: nachoweb